Foto de un lobo aullandoPor fin conseguía volver a mi primera ruta mountainbike: Somosierra norte. Me hacía ilusión poder comparar mi estado físico de antaño con el actual ¿? Las siguientes líneas os darán una idea de cómo andaba yo de “preparado” para aquella primera salida y os pondrán en situación, jajajajaja ¡Qué pena!

En aquella ocasión del año 2006 dc, había quedado con Rebo y Carlos a las 6:30 am y llevaría un “yerro tómbola” prestado por Carlos. No me fiaba nada de nada de que le faltara algún tornillo o que se salieran dichos elementos cuando menos debían hacerlo. Las “destrezas” mecánicas de Carlos no me inspiraban demasiada confianza, jajajaja

De entrada, la hora ya me parecía a mí un poco rara para montar en bici, pero bueno. Había sido mi mujer la que me había animado a salir en bici para ver si así bajaban mis niveles de colesterol y no era cuestión de llevarle la contraria, je, je.

Rebo creía que yo montaba en bici habitualmente y no hizo ningún comentario durante el camino de la dureza inicial que nos depararía el ascenso por la Cuesta de la Merienda. Los dos llevaban algo más de un año saliendo y la ruta les parecía una de tantas. En mi caso llevaba prácticamente toda la vida sin pedalear. Había cogido dos veces una bicicleta en mi vida y creo que me había caído tres, jajajajajaja

En fin. Yo andaba manoseando el pulsómetro que mi mujer me había regalado -se preocupa mucho por mi salud. Sobre todo porque siempre me he negado a suscribir un seguro de vida, jajajaja-. Me había advertido seriamente de que a la primera señal de doble pitido parara inmediatamente. Lo había programado para mi edad ¿?

Al llegar al Puerto de Somosierra hacía un frío que pelaba ¡Uf. Y había que bajar a todo trapo el puerto hasta abajo!

Primero repasamos presiones de rueda en la gasolinera y tras revisar que llevábamos todo y sin encomendarnos a nadie ni a nada, nos lanzamos carretera abajo. Desde los primeros metros iba sonando mi bici como un sonajero, jajajaja. Yo bajaba como un inconsciente e iba pensando que cómo molaba esto de la bici ¡Sin dar pedales! Lo malo eran los mocos que se iban escapando de mis narices y que salían sin darles permiso, jajajaja ¡Como niños!

De pronto se desvían a la derecha y toman un camino forestal. Un cable de acero impide que vehículos motorizados accedan al camino. Rebo y Carlos desmontan y yo hago lo mismo -os prometo que durante toda la mañana intenté hacer lo mismo que ellos, je, je-.

Pasamos por uno de los lados. Al poco, el camino gira a la derecha y… ¡¡¡SE EMPINA!!! Comienza la Cuesta de la Merienda. En esos momentos yo no sabía que se llamaba así ¡Y me importaba un bledo, la verdad!, jajajajaja

De repente, Carlos intenta desmontar en un desnivel y veo cómo, a cámara lenta, va inclinándose hacia el lado más alto y…

¡¡¡ZAS, se pega un trompazo en parado!!! Me quedo asustado, pero… ¿cómo se ha caído? -ahí es donde me explican lo de que es mejor los pedales automáticos, que si bla, bla, bla-. ¡Leches!, si eso es lo mejor, ¿que me pasaría a mí con unos pedales de plástico y con mi pie suelto de los de siempre?

Carlos se incorpora y tras oir un par de clic en sus pies comenzamos de nuevo a pedalear. Bueno, ellos, porque yo ya no podía más. ¡Y acabábamos de empezar! Creo que ya llevaba suficientes emociones en el cuerpo, jajajajaja. ¡Anda que no me quedaban!

A los tres o cuatro minutos ya no les veía. Y yo iba desmontado, solo y tirando de un pedazo de hierro con ruedas por una empinada cuesta en medio del monte rodeado de pinos. ¡Qué destreza la mía sorteando piñas caídas!

En esas estaba cuando empieza a pitar doble el dichoso pulsómetro. Ya no dejaría de sonar durante toda la mañana ¡¡¡LA MADRE QUE LO PAR…!!!, jajajajajajaja

Me detengo un momento a recobrar un poco el aliento y a esperar a que dejara de pitar el dichoso aparato. Pensativo, preocupado por el insistente sonar del pulsómetro, por mi fatiga, por mi sed, el no ver a mis compañeros…

Comienzo a mirar a mi alrededor y me digo a mí mismo que si en ese momento sale una manada de lobos y me comen, no se entera nadie. ¿Pero… quién me mandaría a mí madrugar para pasarlas canutas en medio del monte? De repente, un corzo sale por la ladera de mi derecha y, dando un salto, pasa el camino forestal y desaparece por mi izquierda ladera abajo entre pinos. ¿Vendrá perseguido por los lobos? Ahora, me encuentran en su camino y… “El lobo vuelve a Somosierra

Por fin veo que al final de la subida están esperándome mis compañeros. Yo seguía desmontado de la bici, claro. No había sido capaz de dar ninguna pedalada en la cuesta. ¡Bastante tenía con subirla!

Cuando comienzo a recobrar el aliento, he bebido un poco y comido una barrita, empiezo a darme cuenta del entorno. ¡Precioso! Miro a mi alrededor y veo un extenso pinar. Hacia el norte se ve la meseta castellana en todo su esplendor y al fondo hasta la Sierra de la Demanda. Las vistas son espectaculares. Merece la pena el esfuerzo. Bueno, eso empezaría a pensarlo tras varias salidas porque durante las primeras lo único que pensaba era no volver a repetir ¡Menos mal que Carlos y Rebo siguieron insistiendo que si no…! Luego viene eso de comprarte bici y… ¡Ahí ya no te escapas!, jajajajajajaja

La bajada creo que la hice el primero. Se juntaron dos circunstancias de “peso”. Por un lado mi “yerro” y por otro mi inconsciencia de novato. Menos mal que no tuve ningún incidente es esa primera salida. Recuerdo que Rebo me iba diciendo que no iba a competir en la bajada a no ser que nos jugáramos una caja de cervezas, jajajajaja. Ya se estaba fraguando la parte de OCIO aparte de la de BICI, je, je.

Al llegar abajo y tras traspasar el punto del cable de acero, comenzamos la subida hasta el puerto. Otra vez el insistente pitido del “putómetro” y mis compañeros que empiezan a alejarse cuesta arriba. Al ratito ya estoy solo otra vez. Esta vez por asfalto y con la sensación de que, al menos, estaba en zona más “civilizada”. En esas estaba cuando me veo rodeado de mastines que acompañan a un extenso rebaño. Quieto como una estatuta y rodeado del rebaño y de los mastines me encontró Rebo, que con su coche había bajado a buscarme ¡Menos mal! Gracias, Rebo.

Una vez arriba, en el Puerto de Somosierra, degustamos unos refrescos y nos volvimos a casa. Yo estaría una semana andando como Frankenstein, jajajajajaja. Ni de coña volvería con estos locos a salir en bici. Lo mío no eran ni las subidas ni las bajadas, jajajajaja

Salud, biciocios

2 Respuestas a “Historia jamás contada de mi primera ruta “mountainbike””
  1. Esther Spinning dice:
    avatar

    Como mola Alberto, eres un crack narrando. Parece que te estoy viendo desde un agujerito rodeado por los mastines y el rebaño. No te creas que yo no pasé miedo el otro día con las pedazo vacas de Colme y sus chotillos…. jejejeje

  2. Alberto dice:
    avatar

    Pues si llega a venir el amigo Juz, las torea y todo, jajajajaja

    La crónica de la 1a kdada BTT JAS Colmenar, ¿tenéis previsto pasármela? Lo digo porque me sería muy difícil sin conocer el recorrido y todos los nombres.
    Alberto, :mrgreen: un biciocio… esperando una crónica

Deja una Respuesta

https://www.biciocio.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/Prost.gif  https://www.biciocio.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/Loffel und Gabel.gif  https://www.biciocio.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/smiley_emoticons_idea2.gif  https://www.biciocio.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_yes.gif  https://www.biciocio.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/smiley_emoticons_doh.gif  https://www.biciocio.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/smiley_emoticons_coolnew.gif  https://www.biciocio.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/smiley_emoticons_biggrin.gif  https://www.biciocio.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/smiley_emoticons_gott.gif 
https://www.biciocio.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/smiley_emoticons_bravo2.gif  https://www.biciocio.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/smiley_emoticons_hurra3.gif  https://www.biciocio.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/smiley_emoticons_biggrin2.gif  https://www.biciocio.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/smiley_emoticons_aufsmaul.gif  https://www.biciocio.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/smiley_emoticons_blushnew.gif  https://www.biciocio.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/smiley_emoticons_confusednew.gif  https://www.biciocio.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/smiley_emoticons_eek.gif  https://www.biciocio.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/smiley_emoticons_exclaim2.gif 
más...
 
© 2006 alzaweb - diseño y posicionamiento web
www.biciocio.com