Es difícil de explicar a alguien que no comparta nuestra pasión lo que sentimos en días como el de ayer. La excitación del día de antes, el júbilo de encontrarte con tus compañeros antes de la prueba, las palpitaciones en la línea de salida y el sufrimiento extremo al que sometes a tu cuerpo y mente durante más de seis horas. Quien lo ve desde fuera lo describe como locura. Los que lo vivimos desde dentro lo llamamos felicidad.

Si una cosa he aprendido en el día de ayer, es que sé qué valores quiero inculcar a mi hija. Y no son otros que los que los biciocios trasmitieron a lo largo de toda la prueba. Solidaridad, compañerismo, entrega, superación, valor, persistencia y sobre todo… amistad.

Bueno, las líneas anteriores han brotado espontáneamente debido a la falta de oxigeno en sangre que sufrí ayer, y es que manda cojones con la Talajara. Nos exprimió a cada uno de los biciocios que tuvimos el placer de hacerla ayer.

Habíamos quedado en el bar Timón a las siete de la mañana con la intención de cargar las bicicletas en la furgo de José Ángel e ir a Talavera con el menor número de coches posibles. Nos juntamos los siguientes: Valentín, Manolo, Jorge, Sierra, Mariano, Burky, Huerfa, Duke, Javilitro, Elena, Esteban, José Ángel, Kike, Javi Spinning, Norrin, Vitorio, Saro y yo. En Talavera nos esperaban Luís el señor de los platos y Félix.

La que montamos en la puerta del Timón a las siete de la mañana fue mayúscula. Voces, risas, carreras, la alarma del bar saltando cada dos por tres… Lo primero pedir perdón en nombre de todos a Raquel, la santa esposa de José Ángel, por no dejarla dormir. Debió cagarse en la madre que !!!@@@@###$$$$$$ a todos. Al resto de los vecinos, pues… que se hubieran animado a venir a la Talajara.
Una media hora pasadas las siete, estábamos ya camino de Talavera. En cada coche un walkie para ir hablando y por si alguno se despistaba. Gracias a los walkies surgió un nuevo mote para Javi Spinning, el cual viajaba con Javi litro. Así que para diferenciarlo de Javilitro, su cuñado lo bautizó, primeramente con Javi Tercio y seguidamente con Javi Botellín.

El viaje a Talavera estaba trascurriendo sin incidencias hasta mitad del camino, cuando un cazador despistado tuvo a bien estrellar su BMW contra el quita-miedos de la autopista. Nos pilló casi en el instante de producirse y gracias a la rápida actuación de los biciocios, se pudo retirar el coche al arcén para continuar con el camino. Decir que el hombre echaba la culpa a otro vehículo que le había entorpecido el camino, pero más bien tenía pinta de estar entorpecido por el J&B de la noche anterior.

Antes de las nueve llegábamos a Talavera y nos tocaba buscar dónde meter los coches. Por suerte no hubo muchos problemas y aparcamos rápido. Allí ya nos estaban esperando Luís y Félix.

Con todo el mundo preparado, nos fuimos a la churrería a tomar un desayuno. El bar estaba petado y no todo el mundo pudo desayunar, sólo unos pocos tuvieron la paciencia necesaria de esperar la cola hasta que les sirvieran.

A las diez, puntuales, estábamos ya en la salida. La marea de ciclistas se perdía por el horizonte, pero tuvimos la suerte de medio colarnos cerca del punto inicial, lo que nos daría una posición muy cómoda durante la primera parte de la carrera y evitamos los embotellamientos iniciales.

Tras el pistoletazo de salida, todos a dar pedales. Menuda emoción encontrarte en medio de la manada de ciclistas dando pedales al unísono. Los primeros 22 kilómetros hasta el avituallamiento de Calera y Chozas, trascurrieron como en una carrera de formula uno. A tope y sin tiempo de admirar el paisaje, tampoco es que hubiera mucho que admirar. En la parada del 22 estuvimos poco tiempo, lo justo para reagrupar y tirar hacía la parada del 38.

Después del Calera y Chozas, entrábamos en la vía verde y el paisaje mejoraba. Lo que no mejoraba era el ritmo de los biciocios y el cuenta-kilómetros no bajaba de veintitrés kilómetros por hora. Unos kilómetros antes de llegar al avituallamiento pinchó José Ángel, momento que nos vino bien para estirar un poco las patas. Quedaba mucho por delante y lo peor estaba por llegar.

En poco más de dos horas y cuarto nos habíamos presentado en el avituallamiento del km. 38. Aquí nos reagrupamos y estuvimos más tiempo parados. Aprovechamos para tomar la fruta y las bebidas isotónica que nos brindaban desde la organización.

Debíamos tomar fuerzas, pues nos quedaban veinte kilómetros hasta el pueblo de las migas, e iban a ser los más duros de todo el recorrido.

El recorrido hasta Alcaudete de la Jara, fue aterrador. Un rompe piernas continuo con pendientes del veinte por ciento en algunos tramos y la famosa y temida cuesta de la muerte. Yo viví en primera persona la caída de un ciclista que se hizo mucho daño. El terreno era malo subiendo, pero bajando era aterrador. Mucha arena suelta, suelo muy agrietado llenos de regueros, había que ir con mil ojos. En esta parte del recorrido, el grupo se dispersó. El objetivo era llegar a las migas y cada uno daba lo que podía.

Ya llegando al pueblo, a unos dos kilómetros, me encontré con Huerfa estirando. El tramo le había pasado factura y sufría de un tirón en el cuádriceps, una lástima porque le iba a dar problemas el resto de la ruta.

Por fin llegamos a Alcaudete de la Jara. Yo llegué un poco antes de las dos de la tarde, pero los vinagres ya llevaban allí un rato, comiendo migas y bebiendo sangría. Menudas luces, dar alcohol a gente que esta haciendo un esfuerzo físico extremo. Y lo peor no es que den alcohol, es que lo anunciaban como limonada.

Estuvimos casi una hora parados, y Valentín no llegaba. Iba muy tocado y retrasado. Al final llegó, el pobre no tuvo tiempo ni de decir hola, pues ya estábamos todos preparados para tirar hasta el siguiente punto de avituallamiento en el Membrillo.

El cansancio se notaba y las primeras rampas nada más salir del pueblo se hacían duras de llevar. Por suerte, fue poco tramo y rápido se convirtió en una suave bajada hasta el pueblo del Membrillo en el Km 62. Mientras reagrupábamos para el tramo final, Huerfa iba cada vez más tocado y Javi litro también notaba el cansancio, amén de Valentín que iba fundido pero aguantando.

Solo nos quedaban veinte kilómetros a meta, y a mi me insuflaron energía. Comencé a tirar y me sentía cómodo. También hay que decir que aunque el camino era todo sube y baja no eran tan duros como los anteriores. Según se avanzaba hacía la meta se podía ver el sufrimiento reflejado en la cara de la gente. Veías gente tumbada con calambres, otros empujando la bicicleta cuando quedaban más de quince kilómetros, etc.

La última subida llevaba a una cima desde la que se divisaba Talavera, la meta estaba ahí, para ello había que salvar un peligroso descenso, no complicado pero si muy rápido. Aquí bajaba tranquilamente detrás de un grupo cuando apareció Saro a mi espalda y nos adelanto a todos como un rayo. No iba a ser menos y me pegué a su chepa. Bajamos muy, pero que muy rápido y nos presentamos en el cartel de 6 kilómetros para la meta.

A esas alturas ya había perdido todas las referencias y no sabía qué biciocios iban por delante y cuales por detrás, ya habría tiempo en la meta de reagruparnos. Los últimos 6 kilómetros por el llano se me atragantaron. Empezaban los calambres a aparecer y fue el rato que peor lo pasé en toda la ruta, pero la meta estaba ahí, lo iba a conseguir.

Tras séis horas y cuarenta y cinco minutos, Saro y yo entrabamos al unísono en la meta, en el último momento nos alcanzaban Norrín y Vitorio. El comando Arganda y el comando Coslada, cruzando la meta a la vez después de todo el sufrimiento.

Recogida de regalos y a estirar al lado de los vinagres que llevaban ya un rato allí.

Recuento. Nos faltaban Javilitro, Valentín y Huerfa. Llevábamos bastante tiempo esperando y era momento de intentar localizarlos. José Ángel los llama, Javilitro está a punto de entrar en meta y Huerfa va fatal, le quedan unos veinte minutos y el cuádriceps le está matando.

José Ángel le dice a Huerfa que se pare, que no fuerce más y que se acerca con la furgoneta a buscarle. Es entonces cuando Huerfa protagoniza el momento heróico del día. Como si de una película americana se tratara, Huerfa rechaza cualquier tipo de ayuda y dice que tiene que acabar la carrera sí o sí. Estos gestos son los que diferencian a los héroes del resto de las personas.

Valentín llegaba, reventado pero llegaba. Nos quedaba Huerfa y su gesta.

Al final lo consiguió, con la cara desencajada, pero consiguió lo que meses antes se había propuesto.

Todos lo habíamos logrado y batido las metas que nos propusimos antes de empezar la ruta.

Nos quedaba recoger y comernos el tremendo atasco que había montado para salir de Talavera y en la nacional cinco.

Lo único que puedo decir es: ¡Chicos, lo logramos!

32 Respuestas a “TALAJARA 2011. DE VALIENTES Y OTRAS HISTORIAS.”
  1. Jose dice:
    avatar

    Si, me vi de casualidad en la página de la Talajara, jejeje…..

    Otra cosa Jesús, te han llegado mis fotos ?

  2. Jsaro dice:
    avatar

    Bueno. Que para celebrar el estreno de la Fuel, nos vamos a Chinchón,y yo invito a la primera ronda en la terraza de la plaza.
    Saludos

Deja una Respuesta

https://www.biciocio.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/Prost.gif  https://www.biciocio.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/Loffel und Gabel.gif  https://www.biciocio.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/smiley_emoticons_idea2.gif  https://www.biciocio.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_yes.gif  https://www.biciocio.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/smiley_emoticons_doh.gif  https://www.biciocio.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/smiley_emoticons_coolnew.gif  https://www.biciocio.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/smiley_emoticons_biggrin.gif  https://www.biciocio.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/smiley_emoticons_gott.gif 
https://www.biciocio.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/smiley_emoticons_bravo2.gif  https://www.biciocio.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/smiley_emoticons_hurra3.gif  https://www.biciocio.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/smiley_emoticons_biggrin2.gif  https://www.biciocio.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/smiley_emoticons_aufsmaul.gif  https://www.biciocio.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/smiley_emoticons_blushnew.gif  https://www.biciocio.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/smiley_emoticons_confusednew.gif  https://www.biciocio.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/smiley_emoticons_eek.gif  https://www.biciocio.com/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/smiley_emoticons_exclaim2.gif 
más...
 
© 2006 alzaweb - diseño y posicionamiento web
www.biciocio.com